Cine y Televisión

Famosa actriz usaba su fama para reclutar chicas para su secta

NUEVA YORK – La actriz de la serie de televisión “Smallville” Allison Mack se declaró este lunes culpable de crimen organizado en el caso de la secta Nxivm, cuyos dirigentes están acusados de tráfico sexual.

Según informaron varios medios locales, Mack admitió la culpabilidad de dos cargos de crimen organizado y de conspiración para crimen organizado, pero aún tienen pendientes otros relacionados con tráfico sexual, usurpación de identidad y blanqueo de dinero.

“He llegado a la conclusión de que debo asumir toda la responsabilidad sobre mi conducta y es por eso que me declaro culpable hoy (lunes)”, dijo la actriz, citada por el medio Hollywoodlife.

Mack también pidió perdón a su familia y a todas aquellas personas que hirió por su “adherencia equivocada a las enseñanzas de Keith Reniere”, líder de la secta.

Allison Mack en una escena de la serie Smallville

 

Según la fiscalía, la actriz de “Smallville”, serie que narraba la vida de un “Superman” adolescente, recibió beneficios financieros entre otros del dirigente de la secta a cambio de reclutar esclavas sexuales para él.

El pasado 13 de marzo, la presidenta de Nxivm, Nancy Salzman, también se declaró culpable de conspiración para crimen organizado, de conspiración para el robo de identidad y de alteración de documentación en un caso civil contra la organización.

La Fiscalía pidió entre 33 y 41 meses de prisión al juez para Nancy Salzman.
Según la acusación, Nxivm forma parte de un entramado piramidal formado por varias entidades y creado y dirigido por el principal acusado, Keith Raniere, que se rodeó de un pequeño círculo de personas de su confianza entre las que se encontraban Mack y Salzman.

Entre los crímenes de los que se les acusa están “robo de identidad, extorsión, trabajos forzados, tráfico sexual, lavado de dinero, fraude y obstrucción a la justicia”.